Buscar

ROBERTO LÓPEZ, En un paraíso tóxico.


“Hablar no es ver”. Parece tan evidente y sin embargo describe una de las mayores complejidades de la percepción contemporánea. El artista Roberto López bosqueja los caminos del ver en su exposición “En un paraíso tóxico”. Según el propio autor, las imágenes, con sus códigos visuales desfragmentados e incompletos, moldean los engranajes de nuestra percepción, fijando una determinada visión sobre la realidad, forzando a la reflexión y a la imaginación.

La potencia del instinto y la visceralidad frente a la fría lógica de la razón; el tiempo -ese gran anti-sistema que el autor concibe como “mecanismo de autodestrucción”- frente a la memoria, como tarea infinita de reconstrucción; el amor a la diferencia frente al pensamiento único y totalitario, son algunas de las tensiones que equilibran este trabajo de Roberto López.

El color se impone. La intensidad del amarillo o del verde, la conjugación vital de rojos y rosados, la potencia de un azul que se precipita hacia el negro. Para Roberto esta carga cromática en la que predomina la luz como elemento fundamental representa “la aceptación máxima de la diversidad”.

En sus imágenes, los límites de la forma son desbordados por el contenido, en un intento de reflejar el avance implacable del tiempo. El tiempo descompone la forma, despojándola de su contenido inicial hasta que aparece irreconocible. Es el proceso natural de la vida avanzando hacia la muerte, victoria final del tiempo. Y entonces aparece la memoria, reconstruyendo infinitamente pasado y presente, para intentar cortocircuitar la naturalidad del proceso.

Abrid la puerta del universo psicotrópico de Roberto López, un universo lleno de inquietudes esenciales.

WEB ROBERTO LÓPEZ

FACEBOOK ROBERTO LÓPEZ

#robertolopez #pintura #creación

13 vistas
  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean

Estéticas del pensamiento

  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean