Buscar
  • Xisca Homar

AARON VlDAL rescata icebergs


Cuando releemos el pasado, inevitablemente, detenemos la mirada en instantes precisos, que pasan a poblar una memoria hecha siempre de retales. El olvido, gris como una empalizada vieja, va desdibujando las fronteras y rompiendo las secuencias temporales. El olvido, ese espacio de colores tenues donde es imposible la nitidez, es la gran mesa de disección de los recuerdos, que desfilan como puntas de iceberg. Puntas que no entienden de perspectivas ni de coherencias. La obra de Aaron Vidal se hace eco de esta experiencia, la de rescatar icebergs. La de arrebatarle momentos de felicidad al olvido.

Aaron revisita el pasado reciente de la cultura pop, resucitando las viejas glorias de su memoria. Pasea por las páginas de cómics y de moda, se mueve entre coches y eletrodomésticos de los sesenta. Recorre el cine, la fotografía y sobre todo la publicidad, apropiándose de ídolos que inserta en situaciones anónimas. Aaron disfruta en silencio de la mezcla del azar y lo cotidiano. Lanza sobre el mundo una mirada atenta, porque sabe que los icebergs despuntan en cualquier parte.

Con su obra, busca incansable los fragmentos de la escena que insinúan una felicidad fugaz, quizá la única disponible. La publicidad es un lugar privilegiado para esta búsqueda. En una sociedad como la nuestra, la publicidad no intenta vendernos un producto, intenta sembrar los anelos de felicidad de todo un colectivo. Aaron almacena durante mucho tiempo cientos de anuncios, anuncios que le han cautivado por motivos inexpresables.

Sin saber muy bien qué o quién protagonizará la pieza que va a pintar, va seleccionando las imágenes. Primero el fondo, luego las capas sucesivas, de repente las personas, por último la técnica (que perfectamente podemos ver representada por un secador de cierta peluquería de los sesenta). Este Collage es proyectado sobre la tela. Empieza a pintar con una base de grises. Una vez terminada la pieza en blanco y negro, va cubriéndola poco a poco con finas capas de color. Las figuras hiperrealistas, que han sido rescatadas del olvido, dejan entrever el gris sobre el que han sido construidas. No respetan las leyes de la prespectiva, transmiten una intimidad salpicada de lugares comunes. Atentan contra el paso del tiempo. Muestran que han nacido del collage.

Estos personajes, que en su día fueron captados por una cámara, son tan solo un recuerdo cuando llegan a manos del artista. Pero el deseo intenso de felicidad sigue poblando sus gestos. Este deseo es el que atrapó primero a Aaron y luego al espectador de su obra.

Si la lucha entre la memoria y el olvido pudiera expresarse sobre un lienzo, sin duda sería sobre un lienzo de Aaron Vidal. Y solo hay un momento que merece ser salvado del olvido, el que se mece sobre la cuerda de la felicidad o de su deseo.

#aaronvidal #marte #pintura #oleo

23 vistas
  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean

Estéticas del pensamiento

  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean